Golfredo Dávila: No hay gobierno


Por costumbre se decía “no hay gobierno” cuando alguien o un grupo de personas violentaban la norma y no había castigo ni sanción. Pues ya casi no se escucha, la gente en su rabia utiliza otros epítetos para referirse al poder, o simplemente se consume en su impotencia al ver que el mal comportamiento se convirtió en la norma. Pero el interés de este artículo no es significar las fallas, ni el estado de descomposición social o institucional, la idea es plasmar en forma expresa y explícita, lo que es tácito para el país, no hay gobierno. 

Cuando decimos que no hay gobierno, es porque quienes están allí hacen todo lo contrario y lo usan sólo como una mampara que les sirve de escudo. Para esta lumpenburguesía la atención está centrada en delinquir y enriquecerse, por tanto, la gobernabilidad o las funciones de gobierno, no les interesa. Tampoco pasa por su mente la idea del respeto al soberano, para ellos la gente no cuenta, salvo cuando le sacan provecho. En ese orden hacen sus jugadas, colocan todo su poderío para impedir ser desalojados, se valen de recursos como la mentira, el chantaje, la amenaza, el terror, el capital acumulado por el saqueo de las riquezas, las armas y la violencia. 

Son mafias enquistadas que usurpan los espacios de gobierno para manipular y distraer al pueblo, mientras cometen desmanes. Agustín Blanco Muñoz sintetiza lo que nos ocurre con el término ex - país, otros hablan de desgobierno, algunos despropósito de gobierno, también se dice gobierno ilegítimo, todos son calificativos aceptables, aunque no es prudente hablar de ex – país, porque lo poco que aún funciona es gracias a la sociedad, y ella forma parte de este país.

En varios de nuestros escritos, hablamos de régimen no de gobierno y lo caracterizamos como militarista, despótico y fascistoide, el Dr. Ángel Lombardi califica al Estado venezolano como una Cleptocracia oclocrática, como se sabe Cleptocracia “(del griego clepto, 'robo'; y cracia, 'fuerza' = dominio de los ladrones) es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo, el clientelismo político y/o el peculado, de forma que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico”. Y Según el filósofo escocés James Mackintosh (1765-1832) “...la oclocracia es la autoridad de un populacho corrompido y tumultuoso, como el despotismo del tropel, nunca el gobierno de un pueblo”. En síntesis, es una degeneración de la democracia por una pandilla de ladrones que ocupan el poder.        

En los últimos tiempos la humillación al pueblo es más notoria, no sólo por las necesidades y penurias que lo obligan a pasar, sino porque en medio de la estrategia del régimen para desmoralizarlo, se burlan de él y lo irrespetan a través de sus peroratas retrogradas, como diciéndoles “ustedes son unos idiotas que no podrán con nosotros”. Lo que no han logrado entender estos buitres del poder, es que la humillación, como política contra el pueblo, los hace más indignos y los arrastra al abismo. Pues algo es seguro, les saldrá el tiro por la culata. Y no es cuestión de venganza, eso sería igual de ignominioso, nada es tan duro para ellos como un pueblo que protesta en forma masiva en las calles y el voto popular, estas son las herramientas que le producen escozor y temor y ese es el camino para revocarlos y sustituirlos, lo cual sería un acto de justicia.  

“Ojo” No es el quítate tú para ponerme yo, o esa conducta inmoral de hacer del poder un fin en sí mismo, si algo positivo debe dejar esta crisis es plena consciencia de que llegar al poder y cometer los mismos errores y desafueros es correr la suerte de Chacumbele. Lo planteado en el marco de la construcción de un gobierno de unidad y reconciliación nacional, es hacer las cosas bien. Aquí es donde ha de ponerse a prueba el sentido ético de la política y del ejercicio del gobierno. 


Ing. Golfredo Dávila
Secretario General Vanguardia Popular Zulia

COMPARTIR ESTE

0 comentarios:

¡Únete a Vanguardia Popular...Unidad Popular para el Progreso, sin Sectarismos ni Exclusión...!!