RECHAZAMOS LA SUSPENSIÓN DE LA RECOLECCIÓN DEL 20% DE LAS FIRMAS PARA ACTIVAR EL REFERÉNDUM REVOCATORIO PRESIDENCIAL


Vanguardia Popular rechaza categóricamente la decisión tomada por el CNE de suspender el acto de recolección del 20% de las firmas requeridas para convocar el referéndum revocatorio del mandato del Presidente Maduro. Tal medida constituye una vil maniobra urdida desde las más altas esferas del régimen, utilizando una vez más a los tribunales de la república y al CNE como brazos ejecutores.
La suspensión del acto convocado para los días 26, 27 y 28 del presente mes, surgida como consecuencia de las decisiones tomadas por tribunales de control de los estados Aragua, Apure, Bolívar, Carabobo y Monágas, constituye una aberración jurídica cuya sincronización confirma la concertación de los Poderes Públicos, encabezada por la presidencia de la república, orientada a burlar la voluntad de la inmensa mayoría nacional que reclama con urgencia un Cambio de Rumbo frente a la grave crisis general que sacude los cimientos de toda la sociedad venezolana.
La actuación de tribunales penales en querellas de tipo electoral es una aberración jurídica y las rectoras del CNE lo saben perfectamente bien; no obstante lo cual han procedido a suspender el acto de recolección del 20% de las manifestaciones de voluntad convocado para la próxima semana. Pero resulta un debate bizantino hurgar en los fundamentos constitucionales o legales de la medida adoptada, cuando lo que queda claro es el inmenso terror de Maduro y sus adláteres frente al desbordamiento de millones de compatriotas en las 24 entidades federales del país haciendo ostensible nuestra condición inobjetable de mayoría nacional; protestando políticamente contra la  escasez, la carestía, la inseguridad, la corrupción y la entrega de la soberanía nacional a intereses extranjeros imperiales; evidenciando una vez más su firme determinación a producir los cambios que la situación reclama con urgencia; demandando el revocatorio ante los ojos de la comunidad nacional e internacional.
La suspensión de facto del revocatorio agrava aún más la crisis del país y viene a coronar una escalada de arbitrariedades e ilegalidades que tiene largos antecedentes y que aparta definitivamente al régimen del cauce constitucional, legal y democrático, le quita la precaria y menguada base de legitimidad que aún le quedaba, su traduce en una amenaza represiva contra los promotores oficiales del revocatorio y busca cerrar peligrosa e irresponsablemente los caminos constitucionales, democráticos, pacíficos y electorales para la superación de la crisis.

Tal situación demanda del pueblo y de las fuerzas democráticas medidas firmes tendentes a garantizar la sustitución del gobierno presidido por Nicolás Maduro, en la convicción de que éste representa la principal causa de la crisis y el principal obstáculo para su superación.  No obstante, para que esto sea posible es imprescindible la más amplia y sólida unidad de todas las fuerzas sociales y políticas interesadas en dicho cambio, más allá de la MUD, incluidas la disidencia chavista y las reservas democráticas que aún conviven en el llamado Gran Polo Patriótico. Unidad sólida y coherente, serena y firme, que se coloque a la altura de la conciencia política alcanzada por nuestro pueblo ante la crisis y de su evidente y firme determinación de producir los cambios reclamados con urgencia. Unidad amplia, sólida y coherente que evite acciones unilaterales que pudieran comprometer la suerte de todo el movimiento y que garanticen una acertada conducción política frente a circunstancias complejas y difíciles. Es la hora de convocar a una auténtica y definitiva UNIDAD NACIONAL, de convocar al pueblo y a la comunidad internacional en función del restablecimiento pleno de la vigencia de la Constitución, de hacer respetar la soberanía popular y de defender el derecho de nuestros compatriotas a buscar una salida urgente a la crisis del país.

Para finalizar, decimos con convicción y firmeza que no debe haber razones ni motivos para dejarnos doblegar por la incertidumbre, la rabia o la impotencia. La grave crisis nacional hace inviable e insostenible al gobierno. En definitiva, no es posible sostener indefinidamente a un gobierno que actúa al margen de la Constitución, contra la voluntad de la inmensa mayoría nacional y soportado en la represión y la mentira.

Comité Político Nacional de Vanguardia Popular

COMPARTIR ESTE

0 comentarios:

¡Únete a Vanguardia Popular...Unidad Popular para el Progreso, sin Sectarismos ni Exclusión...!!