Golfredo Dávila: ¡Un abrazo de año nuevo!

Golfredo Dávila: ¡Un abrazo de año nuevo!

Nuestro deseo para el 2016, es que logren gran parte de las metas, objetivos y sueños que se han propuesto en forma personal o colectiva. Sabemos que será un año cruzado por un montón de problemas, pero ello no debe ser motivo para la incertidumbre ni para sentirnos amilanados, pues siempre hay salidas a las crisis, por muy complejas que ellas sean. 

Este nuevo año tiene expectantes a los venezolanos de todos los colores, frente a lo que ha de venir. Y mucho de lo que va a ocurrir estará marcado por la conducta que asuma tanto el liderazgo político, como la sociedad organizada. Y corresponde a la nueva Asamblea Nacional, luego de la legitimidad electoral, cumplir con sus compromisos sociales para lograr legitimidad de ejercicio. Quienes fueron investidos del mandato del pueblo el 6 de diciembre pasado, deben leer bien que aparte de demandar soluciones a los graves problemas sociales, la gente castigó la corrupción y la conducta autoritaria, arrogante, hegemónica e irrespetuosa, del régimen, de tal suerte que el revanchismo es mal consejero.
Lograr la reconciliación de los venezolanos e ir a un proyecto de unidad nacional, pasa por hacer del respeto por el otro, el faro que debe alumbrar la convivencia social y democrática. Allí está la clave para que podamos trabajar unidos en función de sacar el país de la más profunda crisis de su historia. Por ello se toman algunas reflexiones del biólogo chileno Humberto Maturana, quien desde la biología cultural ha formulado propuestas, que trascienden este momento histórico, señalando un camino para el futuro de la humanidad, pero pueden servir de base para buscar salidas a la agobiante situación política del país. 
Él plantea que la emoción principal en el ser humano es el amor, que vivir la democracia tiene su centro en la emoción, que implica seducción mutua para crear un mundo en el cual continuamente surja de nuestras acciones la legitimidad del otro, en la convivencia sin discriminación ni abuso; que cada individuo desarrolla la posibilidad de convertirse en un ser capaz de aceptar y respetar al otro desde la aceptación y el respeto por sí mismo. Considera que es clave para toda sociedad, un proyecto común cuyo objetivo sea construir un sistema humano de co-participación y respeto mutuo; donde la vida en comunidad y en democracia, debe operar a través de redes conversacionales de co-inspiración, para generar cooperación, consensos y acuerdos; donde el lenguaje, la comunicación y el discurso logren armonizar la razón y la emoción. Es la conjunción de todos estos elementos, lo que permite la transformación espontánea del modo de vivir. 

Estos tips de Maturana, proporcionan una nueva mirada, y es que coloca en el centro la conversación, como instrumento para poder concordar, sin excluir, sin imponer políticas y sin el dominio de unos sobre otros. Tienen pertinencia, pues llevamos 17 años sin conversar con el otro, la constante ha sido la confrontación y el irrespeto.
En ese sentido se plantea a la nueva AN, escuchar sin prejuicios las diversas voces del pueblo, no por mera formalidad, sino para que el hacer del parlamento sea compatible con lo escuchado; actuar con honestidad y transparencia, cumpliendo sus compromisos y haciendo las cosas bien, para propiciar su legitimidad. Todo lo cual co-inspira una participación más activa y una organización más efectiva de la ciudadanía. Un país se transforma, si todos participamos, cooperamos, vigilamos y controlamos.
Twitter: @golfredodavila

COMPARTIR ESTE

0 comentarios:

¡Únete a Vanguardia Popular...Unidad Popular para el Progreso, sin Sectarismos ni Exclusión...!!