Vanguardia Popular ante el anuncio de aumento del salario mínimo

Vanguardia Popular ante el anuncio de aumento del salario mínimo

El gobierno de Nicolás Maduro ha decretado un aumento del salario mínimo de un 30% y un ajuste del bono de alimentación. Este aumento coloca el salario mínimo en Bs 9.649 y el cestaticket en Bs 6.750, lo cual representa una nueva burla a las necesidades y aspiraciones de todos los trabajadores y trabajadoras del país y tiene un claro tinte electorero. Veamos:

1) A pesar del ilegal ocultamiento de las cifras de inflación por parte del Banco Central de Venezuela (BCV), la inflación se calcula por encima de 150%. Esta es la inflación más alta en la historia de nuestra economía y es la más alta del mundo en este año. A su vez, la caída de la producción nacional se ubica entre 8 y 10 puntos del Producto Interno Bruto (PBI), lo cual representa también la más dura recesión económica que haya sufrido el país. En tal contexto, el costo de la cesta básica de bienes y servicios se calcula alrededor de Bs 68.000 mensuales, mientras la escasez y el desabastecimiento mantienen a la familia venezolana en largas e irritantes colas para procurarse los productos de primera necesidad. 
Es claro, entonces, que este aumento no compensará el drama de la carestía y la escasez, no revertirá la tendencia al empobrecimiento de nuestro pueblo y al deterioro generalizado de sus condiciones de vida y ni siquiera tendrá el efecto ilusorio de bienestar momentáneo. El mismo solo cubre al 30% de la mano de obra ocupada y refuerza la tendencia a nivelar el salario por debajo; es decir, por sus escalas más bajas.
2) Como agravante de la situación, el gobierno ha ratificado su política de negar o diferir la discusión de las contrataciones colectivas pendientes con el sector público, con el magisterio, con los trabajadores petroleros, gremios de la salud y muchos otros; incumple las contrataciones colectivas vigentes; niega el justo incremento de la tabla salarial de los profesores universitarios y asfixia presupuestariamente a las universidades del país.

3) Ningún aumento del salario mínimo que no se acompañe con un aumento general de sueldos y salarios; esto es, con un aumento general de todas las escalas salariales, tendrá un impacto efectivo en el incremento del poder adquisitivo de los ingresos familiares. A su vez, cualquier aumento salarial que no se acompañe de un cambio radical de la política económica, está condenado a convertirse en sal y agua y a reforzar el círculo vicioso de la espiral inflacionaria.
Sin una política orientada a reactivar el aparato productivo nacional; a generar empleo productivo, estable, bien remunerado y protegido socialmente; a reducir las importaciones y estimular nuestras exportaciones; a recuperar y estabilizar el valor del Bolívar frente al dólar; entre otras cosas, será posible derrotar la inflación y restablecer el poder adquisitivo de los sueldos y salarios.
4) Se trata de una medida demagógica y electorera que busca engañar al pueblo con miras a ganar votos ante la proximidad de las elecciones de la Asamblea Nacional. Para el gobierno la prioridad no es la economía del país y del pueblo, la educación o la salud, el funcionamiento eficiente de los servicios públicos (agua, electricidad, asea urbano, otros) o la seguridad social y personal de nuestra gente.
Para el gobierno la prioridad es el gasto militar. Es seguir comprando aviones Sukhoi por un monto cercano a los 500 millones de dólares y financiar el costoso operativo que mantiene a más de 30.000 efectivos militares a lo largo de la frontera con Colombia, sin que esto se traduzca en solución a los problemas del país. Para el gobierno la prioridad es el cacareo de la guerra, la corrupción y aferrarse al poder a base de represión, demagogia y mentiras.
5) Frente a esta situación, Vanguardia Popular ratifica su política de CAMBIO DE RUMBO. Como parte de ella exigimos en lo inmediato un aumento general de sueldos y salarios en el marco de una nueva política económica orientada a reactivar el aparato productivo nacional, a derrotar la inflación y la recesión económica, a restablecer efectivamente el poder adquisitivo del salario y llevar bienestar y progreso a todos los hogares del país. A luchar por el logro de estas metas exhortamos a todo el movimiento sindical y gremial, a los trabajadores y trabajadoras del país.

6) Finalmente, consideramos que las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre son una oportunidad importante para manifestar nuestro descontento frente al caos existente, para expresar nuestro rechazo a las políticas que han empobrecido a la familia venezolana y para abrir las compuertas a un CAMBIO DE RUMBO.
¡A LUCHAR POR UN AUMENTO GENERAL DE SALARIOS EN EL MARCO DE UNA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA Y SOCIAL!
¡TU VOTO POR LA UNIDAD!
¡TU VOTO POR UN CAMBIO DE RUMBO!
Caracas, 16 de octubre de 2015

COMPARTIR ESTE

0 comentarios:

¡Únete a Vanguardia Popular...Unidad Popular para el Progreso, sin Sectarismos ni Exclusión...!!