Golfredo Dávila: Drácula es este gobierno

Golfredo Dávila: Drácula es este gobierno

El título no alude al autobús del terror, al que llaman Drácula, ni es un cuento de horror, tampoco es para hacer referencia a los problemas visibles como el de los vampiros que andan en vehículos oficiales desangrando las riquezas nacionales, el infierno que representan las colas como consecuencia de la escasez y el desabastecimiento, el desastre de la salud pública, o el caos de los servicios públicos, hay otros asuntos muy complejos y graves de la realidad que no suelen apreciarse.
Se han instalado en el país algunos modus vivendi propios de sociedades en decadencia. De un lado coexiste una especie de cultura de la muerte vinculada a la violencia y al crimen expresado en diversas mafias interconectadas, muchas de las cuales son promovidas y coordinadas por el Estado, tal como lo especificamos en el artículo titulado “Cuando el Estado es Criminal”. Y de otro lado la presencia muy extendida de enclaves anticulturales y desquiciados, mediante los cuales  el pueblo sobrevive a costillas de sus semejantes.
Un ejemplo de ello, es el submundo que gira alrededor de las colas, aunque nadie las considera sabrosas como lo dice Jacqueline Faría, muchos se aprovechan de su existencia. Y aunque son un drama que la gente soporta en contra de su voluntad, es preocupante que un hecho tan degradante, que viola la libertad del individuo y los derechos humanos, ya se aprecie como algo natural o normal, e incluso hay quienes las consideran un castigo por los errores cometidos por otros. La cola se convirtió en un sistema plagado de comportamiento anti ciudadano, es la anarquía organizada para sobrevivir; miles de personas se instalan allí para mercadear infinidad de productos; todo lo que allí opera trae efectos colaterales negativos para el trabajo formal y el poder adquisitivo de la población. Nos quedamos cortos si sólo reducimos su análisis a la falta de producción nacional o a la existencia de los bachaqueros.
La señora Faría que asume la indignidad como algo sabroso, hay que decirle que lo único que se disfruta de las colas es que todo el mundo habla mal del gobierno. Aparte de que ya tienen fama mundial, por ser observadas como algo inaudito, nadie se explica cómo en un país donde se han manejado en 17 años los mayores recursos de su historia, que su población esté pasando por estas penurias, mientras la cúpula gobernante festeja y se emborracha de poder.
Drácula es este régimen, que habiendo dividido al pueblo y habiéndolo sometido a la barbarie de la confrontación política; hoy las peleas entre la gente son por la comida, por tomar el transporte público, aparte de las tropelías que cometen los trabajadores del volante contra los usuarios; la gente muere por falta de atención médica, de medicinas e insumos en los hospitales; la desidia del servicio eléctrico y demás servicios públicos, generan un estrés enfermizo. Pero lo bueno es que ya las mayorías están hablando de la necesidad de cambiar el rumbo del país, y si una cola ha de ser sabrosa de verdad, pues será la del 6 de diciembre, fecha en la que comenzará a verse la luz en el túnel.


COMPARTIR ESTE

0 comentarios:

¡Únete a Vanguardia Popular...Unidad Popular para el Progreso, sin Sectarismos ni Exclusión...!!