Golfredo Dávila: Pataleo de ahogado

Golfredo Dávila: Pataleo de ahogado

Los aspectos más evidentes de la actual realidad política se pueden sintetizar en:
1. El fracaso del régimen y su proyecto, 2. El enorme descontento popular, 3. Se reduce al mínimo su margen de maniobra y 4. La cercanía de una derrota electoral sin precedentes. Claro que para evitar esto último, el gobierno hará de nuevo gala de su enorme capacidad de abuso y ventajismo electoral, así como de fórmulas que pudieran o no beneficiarle. 
Lo que no se puede quitar de encima, independientemente de los resultados que se obtengan el 6 de diciembre, es que el descontento acumulado se ha traducido en rechazo mayoritario a toda su política y en un proceso de agonía que, más temprano que tarde, tendrá un desenlace definitivo.
Es por ello que acuden a la maniobra de las inhabilitaciones a líderes opositores, que aparte de ser medidas anticonstitucionales, son apreciadas por el pueblo como ´pataleo de ahogado´, son un búmeran que pone al descubierto su debilidad.
Otra maniobra tiene que ver con el falso nacionalismo expresado en la supuesta defensa del territorio Esequibo, cuando todos sabemos que llevan 17 años de entrega e indolencia, otorgándole a Guyana concesiones, importando de ese país 200 mil toneladas de cereales a sobreprecio, suministrándole 7000 barriles diarios de petróleo, además que la concesión dada a la ExxonMobil por parte de los guyaneses tiene 9 años. Que dicha empresa es socia de una empresa china de nombre Nexen Petrolleum Guyana Limited que a su vez es socia de PDVSA. Esto desenmascara la falsa postura del régimen.
No nos extrañaría que Maduro llegara a los extremos de utilizar la estrategia del dictador argentino Leopoldo Galtieri en 1982, quien intentó desviar las tensiones y aminorar el fuerte descontento popular tratando de recuperar militarmente las islas Malvinas administradas por Gran Bretaña desde 1833.
Lo cierto es que las maniobras hasta ahora mostradas no le han servido de nada, habría que ver que otro as bajo la manga, tienen. El régimen está más enredado que un kilo de estopa, pero no podemos subestimarlo, seguirá respondiendo como fiera herida, habrá mayor persecución, más represión, acudirá al expediente de la provocación a fines de generar confrontaciones, o a la estrategia de generar desasosiego, desesperanza y desmoralización en la sociedad opositora para alimentar la abstención electoral, estas son las cartas con las que juega.
Y es que los estrategas del régimen en lo único que han sido exitosos es en el dominio pleno de los recursos comunicacionales para desmotivar y desestimular al pueblo; en la destrucción de las instituciones que medianamente funcionaban y en degradar la política. Todo enmarcado en la estrategia de mantenerse en el poder, así sea arruinándoles la vida a los venezolanos.
Frente a ello lo planteado es motivar el voto el próximo 6 de diciembre de 2015; insistir en hacer política con inclusión, participación, organización y democracia; divulgar y desenmascarar la estrategia del régimen; no caer en su juego y menos cuando las mayorías culpan al gobierno de todos los males que vive el país.
Cuando los de arriba ya no pueden seguir gobernando a la vieja manera y los de abajo no están dispuestos a seguirlo soportando, lo único faltante para la victoria definitiva es que los anhelos de cambio de la sociedad se fundan con una vanguardia con prestigio que se haya ganado su confianza.  

COMPARTIR ESTE

0 comentarios:

¡Únete a Vanguardia Popular...Unidad Popular para el Progreso, sin Sectarismos ni Exclusión...!!